Por qué beber poca agua puede hacerte engordar

Beber agua, esencial para mantener tu peso ideal

El agua ni engorda ni adelgaza porque no tiene calorías. Pero beber poca agua te puede hacer engordar por diversos motivos: en ocasiones cuando sientes hambre es en realidad sed, por otra parte, si antes y durante las comidas bebemos agua, nos sentiremos saciados antes y comeremos menos. Es decir, de forma indirecta, beber agua sí puede ayudarte a perder algún kilo 

¿Por qué es importante beber agua?

El agua representa alrededor de dos tercios de nuestro peso corporal. Y por ello es fundamental hidratarse todos los días y especialmente en las épocas de calor. El agua ayuda a regular y mantener la temperatura corporal, es la encargada de transportar los nutrientes a las células, elimina los desechos a través de la orina, la transpiración y las evacuaciones (evitando el estreñimiento), lubrica y amortigua las articulaciones… En definitiva, su papel para el funcionamiento del organismo es esencial. Beber agua también es importante para la piel, ya que ayuda, junto a las cremas, a conservar su hidratación y elasticidad, para que tenga un tacto suave y un aspecto jugoso, luminoso y más joven.  

¿Cuánta agua necesitamos al día?

La cantidad depende de cada persona, de la edad, el estado de salud, la actividad física y la temperatura ambiental. En términos generales, un adulto debería tomar entre 2 y 3 litros diarios de agua. Además de beber agua, también hay alimentos que aportan agua, sobre todo las frutas, verduras y hortalizas. Es importante hidratarse antes de sentir sed. Igual que cuidas tu alimentación o practicas deportes, es necesario beber agua de forma habitual para el buen funcionamiento del organismo y también para evitar la deshidratación. 

Mención especial requieren los niños que pueden deshidratarse más fácilmente, en verano o cuando están enfermos. Es importante ofrecerles agua a menudo para evitar que se deshidraten. 

Síntomas de la deshidratación

La sed es ya un síntoma leve de deshidratación. A partir de ahí otros síntomas que alertan son la disminución de la sudoración, la sequedad en la boca y en los labios, la disminución en la producción de orina y su color (si es amarilla u oscura, no estás tomando la cantidad de líquidos que necesitas), sequedad en la piel y pérdida de elasticidad… Otros síntomas más graves son los mareos o desmayos, el shock e incluso el daño en órganos internos como riñones, hígado o cerebro. 

La importancia de beber agua

Trucos para beber la suficiente agua

  • – Ten agua siempre cerca: cuando estás trabajando o estudiando, cuando vas a caminar o hacer deporte… Tener a mano el agua te ayudará a hidratarte de forma más constante. 
  • – Bebe agua siempre después de tomar café. Conseguirás hacer frente a la deshidratación que el café suele producir. Además el café contiene oxalatos, antioxidantes dañinos que el agua ayudará a eliminar más rápidamente.  
  • – Añade sabor al agua: rodajas de limón o naranja, unas hojas de menta, un poco de pepino, canela, romero, jengibre… Si el agua sola te resulta insípida, añádele alguna fruta y/o especia para que te resulte más apetecible. 
  • – Utiliza una aplicación para motivarte a beber agua. Igual que cuentas los pasos a lo largo del día, hay aplicaciones que llevan la cuenta de los vasos de agua que bebes al día.  
  • – Toma un vaso de agua antes de la comida. Estarás creando un hábito y de paso reducirás la sensación de hambre, ayudándote así a controlar el peso. Si bebes durante la comida y al final de ella, ya habrás consumido al menos 2 vasos.  
  • – Cuando sientas hambre entre horas, antes de comer, bebe un vaso de agua.  
  • – Toma alimentos ricos en agua. La sandía, la piña, el melón, el pepino, el tomate, los espárragos o la naranja son algunos de los alimentos que contienen más agua. 

Cesta (0)

Tu cesta está vacía.

Newsletter

Para que estemos mas conectados y seas la primera en conocer nuestras novedades y promociones.

cita

Estamos deseando conocerte y comenzar a compartir nuestros servicios contigo.