Casarse, esa palabra que cuando nos viene a la cabeza, nos despierta multitud de sensaciones (esperamos que todas buenas). Tanto si ya tuviste tu gran día como si está por llegar, voy a compartir con vosotras una serie de tips que a mí me vinieron muy pero que muy bien antes del “Sí, quiero”.

Aunque escribiendo este post, me prometí que no me pondría sensiblera, lo siento chicas, no he podido evitarlo. Por eso lo primero que quiero decirte es esto: tu marido no es quién te construye, sino quién te complementa. Por lo que ten claro que la protagonista de tu vida, siempre vas a ser tú.

Y, ahora, déjame enumerarte alguna que otra cosa que está bien que te venga a la cabeza llegado el momento:

  • Intenta descansar antes de la boda todo lo que puedas, y con esto no me refiero a que duermas como un angelito el día antes (¡ojo! tengo amigas que lo han conseguido) sino a que los meses previos, intentes descansar lo mejor posible. Date caprichos de despertarte tarde y el día señalado, si el cuerpo te lo permite, duerme un poco más, te vendrá de perlas cuando empiece a pasar el día.

  • Si ya tienes una rutina de higiene corporal y facial, no la cambies. Más resumido: la semana antes de tu boda no es la mejor época para experimentar.

  • Los nervios serán tus peores enemigos. Por eso tu cuerpo necesita distracción, si practicas algún deporte, dedícale más tiempo los días previos; pasea más, si es con tu pareja bien pero si es sola, también bien; sal a comer con tus amigas, toma algo con tus padres… 

  • Un momento beauty con tus amigas no puede faltar. Rodéate de una experta en belleza que te asesore y te enseñe paso a paso cómo cuidarte y maquillarte para verte como tu quieres, y si es acompañada de tu entorno de confianza, mucho mejor.

  • Y por último, dos tips muy específicos: 

  • INDIBA durante los 5 o 6 meses previos al gran día, 10 sesiones no más, prepara tu piel para la ocasión. Acuérdate que algunos de sus muchos beneficios son suavizar los rasgos faciales, dejarte el gesto de la cara más relajado y sobre todo, conseguir un rostro descansado.

  • Un paquetito de tratamientos que preparan tu piel para dejarla radiante el día de tu boda. Recuerda, ¡el estado de tu piel es lo más importante para las fotos y para el maquillaje que te aplicarán!
    Y lo último de lo último: disfruta de ese día. No te distraigas intentando controlar absolutamente todo, tu cometido ese día es ser la protagonista y disfrutar del momento más que nunca. No dejes que nada ni nadie interrumpa esas horas porque te juro que ese día, es mágico.

Cesta (0)

Tu cesta está vacía.

Newsletter

Para que estemos mas conectados y seas la primera en conocer nuestras novedades y promociones.

cita

Estamos deseando conocerte y comenzar a compartir nuestros servicios contigo.