Cuida tus pestañas

Las pestañas, esos pelillos del párpado que ayudan a proteger nuestro ojo y que de manera natural, otorgan toques tan sui géneris a las personas. Hoy hablaremos de la función que desempeñan y por qué algunas debemos de mirar para ellas más de lo que estamos acostumbradas a hacerlo.

Todas las partes de nuestro cuerpo desempeñan una función fisiológica y las pestañas, por supuesto, no iban a ser menos. Así que, ¿qué hacen en nosotras estos pelillos tan peculiares?

  1. Aunque no lo creáis, filtran la luz solar que llega hasta nuestros ojos. Sabed que si no fuera por ellas, nuestro ojo estaría prácticamente todo el día irritado. Son las moderadoras de luz de nuestra mirada.
  2. Protegen el ojo, estos pelillos son los que nos protegen de manera permanente de las impurezas externas. Impiden la entrada de objetos y bacterias al globo ocular, como lo oís, se las conoce como los escudos que impiden el paso de polvo, arena, cristal… etc.

Y ahora lo que todas queréis saber, ¿cómo cuidamos nuestras pestañas? Tristemente, un fenómeno que se está extendiendo de un tiempo a esta parte es la caída prematura de las pestañas. Las causas dependen de muchos factores que van desde una alimentación sana y equilibrada, a un buen cuidado e higiene de las mismas. No obstante, como todas sabemos, cada persona es un mundo y las razones de su caída pueden incluso depender de los mismos estados de ánimo.

Lo que sí sabemos es cómo cuidarlas y qué rutinas podemos seguir para mantenerlas lo más sanas posibles, tomad nota:

  1. Las pestañas se cepillan. Al igual que las cejas, cepillar las pestañas es un acto necesario. Se cepillan de igual manera que se aplica el rimmel. Desde la raíz hasta las puntas.
  2. Las pestañas se tienen que proteger del sol. Obviamente no se las echa protector solar al igual que a nuestra piel, pero sí es recomendable utilizar complementos que eviten la exposición directa, tales como unas gafas o un gorro con ala suficiente como para cubrir la penetración solar.
  3. Las pestañas se desmaquillan. Esta es quizá la rutina más importante para mantener tus pestañas sanas y fuertes. De igual manera que te quitas el maquillaje de la cara con ahínco, debes hacerlo y asegurarte de no dejar resquicios en tus pestañas. Por cierto, desmaquillar las pestañas correctamente también es una rutina que debes de aplicar partiendo de dos puntos clave: no frotes y limpia arrastrando. Lo ideal, es empapar un disco de algodón con agua micelar, leche limpiadora o aceite desmaquillante (a tu elección) y presionar el disco suavemente sobre el ojo cerrado unos segundos, después arrastra despacio y repasa las veces que haga falta pero siempre en la misma dirección. Utiliza limpiadores buenos eso sí, la casa Medik8 es fantástica con su Eye and Lips Micellar o el laboratorio de Bioderma, con su SensiBio Bifásico para ojos
  4. Las pestañas hay que nutrirlas como si fueran una prolongación de nuestra piel. Es recomendable que después de desmaquillarse apliques con un bastoncillo un poco de vaselina una vez a la semana o aceite de almendras. Nutrirlas antes de irse a dormir es siempre un match. La casa Filorga, tiene su crema para el contorno de ojos Time Filler Eyes, perfecta para aplicar en las pestañas con el excedente de que te sobre después de aplicarlo alrededor del ojo.
  5. Las pestañas también pueden someterse a tratamientos. Si sientes que tus pestañas están apagadas o no las sientes lo suficientemente voluminosas, existen tratamientos como el lifting y el tinte de pestañas de nuestro centro, que te devuelve volumen y luminosidad al instante.

Lo dicho chicas, las pestañas son el complemento de oro de nuestros ojos, no las descuidéis y mimarlas como lo haríais con cualquier otra parte del rostro.

Cesta (0)

Tu cesta está vacía.

Newsletter

Para que estemos mas conectados y seas la primera en conocer nuestras novedades y promociones.

cita

Estamos deseando conocerte y comenzar a compartir nuestros servicios contigo.